miércoles, 8 de diciembre de 2010


Celia llegó al museo durmiendo la siesta en su sillita, y cuando les hicimos esta foto se acababa de despertar, estaba un poco alucinada, pero cuando empezó a mirar a su alrededor si que le dio miedo, madre mia, jaja, se me ocurrió subirla a una locomotora para hacerle una foto, y empezó a llorar un montón, luego no queria ni que nos subieramos nosotros, del miedo que le daba, pobrecita

1 comentario:

  1. Qué guapos todos!!! y Celia con ese moñito me encanta!!!!

    ResponderEliminar